Publicador de contenidos

5 pueblos de Cataluña para visitar durante el invierno

Los pueblos catalanes son únicos, pero todavía lo son más durante el invierno. Las lluvias y el clima inundan los pueblos de colores y olores especiales, y esto nos encanta. Por eso, hemos elegido 5 pueblos muy nuestros para que los hagas muy tuyos.
¿Quieres descubrirlos? No te los puedes perder.

1. Bagergue, uno de los pueblos más bellos de Cataluña.

Bagergue es un pequeño pueblo que está situado en el Valle de Aran y que conserva el encanto montañoso de la zona. Lejos de las pistas de esquí y de los hoteles, Bagergue se caracteriza por la Iglesia de Sant Feliu del siglo XIII y por el santuario de Santa Margarida. A su alrededor, solo encontrarás montaña y bellos parajes naturales cubiertos de blanca nieve. Un pueblo pintoresco y característico que no te puedes perder este invierno.

2. Taüll, el pueblo más románico y romántico.

Este pueblecito lleno de encanto y cultura se caracteriza por sus iglesias románicas construidas en las cumbres de las montañas llenas de nieve. Es uno de los pueblos más pequeñitos de Cataluña, pero tiene un enorme valor arquitectónico. Con sus iglesias Santa María y Sant Climent de Taüll declaradas patrimonio de la humanidad por la UNESCO, este pueblo está lleno de rincones de lo más curiosos y con un sin fin de planes para hacer durante tu estancia invernal.

3. Montclar, el pueblecito más rural. 

Reconstruido durante la década los 60 y en la cima de una montaña se encuentra Montclar, un pueblo rural y con un encanto singular. Es un pueblo ideal para recorrerlo en bicicleta y descubrir sus iglesias como por ejemplo la de Santa Creu y Sant Quintí. Un lugar ideal para pasear entre su veintena de casas que rodean la plaza donde se encuentra la iglesia parroquial. Si te gusta el ambiente rural y campestre, este pueblo lo tienes que visitar sí o sí.

4. L'Espluga Calba, el pueblo más medieval. 

L'Espluga Calba es un pueblo que se encuentra en un territorio muy accidentado geológicamente hablando y cubierto por losas de piedra. De aquí su nombre, puesto que proviene del latín spelunca (cueva), y de calba, que quiere decir "terreno pelado, sin hierba".
L'Espluga Calba es especial por su gran castillo de piedra, que se encuentra en medio del pueblo y el cual se puede visitar. Además, se ofrece a los visitantes una cata de los productos locales más típicos como por ejemplo pan tostado con aceite, olivas y embutido. Un pueblo para viajar al pasado y disfrutar de la historia.

5. Monells, un pueblo con un paraje de película. 

Monells, el pueblo medieval del Empordà, conquista el corazón de cualquiera que visite su plaza central. Es una obra de arte arquitectónica forrada de piedras y pequeños balconcillos que, una vez te marches, solo soñarás con volver a visitar.
Pasearás por sus bellas calles y descubrirás el escenario de un mercado que, durante la época medieval, fue de vital importancia para el pueblo. Además, se rodó parte de la exitosa película española “Ocho apellidos catalanes”.

Y hasta aquí los 5 pueblos con más encanto de Cataluña que no te puedes perder este invierno. Si quieres desconectar de tu día a día, prepárate una ruta por cualquier de estos pueblecitos y disfrutarás de un día difícil de olvidar.