« Atrás

Arriba el cadell

El cachorro planificación y llegada a casa

 

La necesidad de educar es fundamental. Con esto abrimos este artículo primero de una serie.

El bienestar emocional, físico de nuestro querido perro dependen de su educación y nuestra tranquilidad también.

Es muy común no planificar seriamente y de forma responsable la adquisición de un cachorro para traerlo a casa.

Realmente la responsabilidad que conlleva traerlo a casa es mucha y desgraciadamente en algunas ocasiones, tomada a la ligera.

Los problemas derivados de educaciones incorrectas o inexistentes dan como resultado los conocidos problemas de conducta que tantas consultas producen y tantos problemas causan a perros y personas.

 

La base de la educación en esta etapa primera es fundamental para el correcto desarrollo emocional y físico de nuestro cachorro.

Evitar  los motivos que causan a medio y largo plazo esos problemas en su comportamiento se dibuja como primer objetivo entre otros.

Tanto si ya tienes tu cachorro como si está planificando la adquisición de uno, su entrada en el entorno familiar se puede y debería  planificar.

Es comprensible que al principio todos lo queramos coger, arropar,  en definitiva dar y demostrarle nuestro afecto.

Pero un exceso de este no es conveniente, sabemos que en esta primera etapa de su vida es fundamental tener por nuestra parte los conceptos claros y ese es uno de ellos.

Tampoco lo seria  demostrarle un exceso de disciplina o firmeza solo.

Tener un cachorro en casa pasa por tener estos dos conceptos claros, ayudarle a que pueda aprender cómo se debe. A desenvolverse  en su nuevo ambiente con personas y en ocasiones animales  nuevos.

Cuando se habla de educar un cachorro o en general a un perro ya sea joven o adulto se suele pensar en adiestrarle que eso es lo correcto, pues bien, respeto esa opinión pero no la comparto. Una cosa es educar y otra adiestrar.

Primero es educar el cachorro y después podemos realizar por supuesto un pre-adiestramiento eso es lo correcto para el cachorro y lo que nosotros venimos realizando durante años.

Todo esto depende tan solo de qué tipo de lectura hagamos cada uno de los usuarios sobre esos conceptos por lo tanto.

En el adiestramiento:

Tenemos como principal objetivo para el propietario el adquirir una técnica de base suficiente para instruir mediante su manejo correcto a nuestro perro (aquí hablamos de un perro suficientemente desarrollado y apto para ello) para diferentes tipos de utilidades, para nosotros una fundamental, el dar compañía.

Y para el perro tenemos como principal objetivo el que va a aprender a atender y dar el comportamiento que se le pide por parte del propietario o adiestrador.

Como podéis comprobar hablo sobre el adiestramiento que es para un perro capaz y plenamente desarrollado.

Si hablamos del cachorro estaría hablando de un pre-adiestramiento la diferencia está básicamente en el nivel de exigencia y flexibilidad que por parte de nosotros adaptamos a su edad y por tanto a sus capacidades cognitivas y físicas  para ello. Estas utilidades irán acompañadas de una serie de objetivos definidos para su correcta respuesta eficaz.

En la educación:

Primero todo individuo necesita de cariño, pero también necesita de disciplina (hablar de disciplina no significa hablar de castigo).

Necesita además de unas condiciones, lugar suyo propio, intimo que le ofrezca seguridad, para esto nos va perfecto utilizar correctamente una jaula educativa o trasportín.

El bienestar necesario lo obtienen cuando reciben una buena educación de base en esta etapa primaria.

Sus reacciones al afecto, la disciplina y como va aceptando durante ese proceso primero todas estas variables son para nosotros motivo de análisis y estudio.

Si tenemos los conceptos de educación muy claros y somos capaces de desarrollarlos durante esta etapa del cachorro, casi sin darnos cuenta nuestro querido cachorrito va a recibir una educación consistente, solida, eficaz.

Durante el desarrollo del cachorro emocional y psicológicamente va a percibir a través del medio donde vive y de las personas con las que conviven todas estas sensaciones, en su trato diario, por lo tanto esto le posibilita a desarrollar sus capacidades intelectuales y físicas de la mejor forma.

Y después..... pues seguir manteniendo lo conseguido y si se necesita o nos gusta, acabado su pre adiestramiento, pasar a su siguiente nivel que sería el de adiéstrale a medida de nuestras necesidades y teniendo en cuenta siempre sus capacidades para esa tarea. Al igual que en la educación siempre hemos de procurar ser constantes y comprometidos en hacer cumplir las normas como en toda familia y sociedad nos vemos obligados a cumplir.

A dar y mostrarle nuestro afecto y cariño cuando toca por supuesto pero no de forma caprichosa y continuamente en cualquier situación de su día a día. Casi todos los casos que atendemos se deben a este tipo de error de base que si no ponemos remedio en su momento acaban por generar un problema crecido y descontrolado.

De forma generalizada podemos hablar de razas especificas, de perros cruzados etc. En definitiva todos requieren de esta necesaria educación.

Adaptar a cada individuo y necesidades un modelo personalizado para el mejor resultado es lo optimo pero básicamente desde de lo expuesto pretendo que estos conceptos hayan dado un poco de luz a la tarea responsable de la educación de nuestros futuros perros y de los presentes.

 

José Antonio Pineda Martínez.

Director en Educantaibok Educación y Adiestramiento Canino.

Máster en Psicodiagnostico e Intervención Clínica y Educativa Canina.

Especialista en psicología clínica y educativa aplicada al perro.

Adiestrador profesional

Titulación oficial R.S.C.C. Diplomado por Generalitat de Cataluña.

Avalados por el Instituto Maslow Cattell para la formación de postgraduados. 

Colaborador en el departamento de Psicología Clínica y Educativa de Setter Bakio, S.L.

Colaborador en Mascota&CIA /Blog Mussap.

http://www.educantaibok.com

mailto:info@educantaibok.com

http://www.facebook.com/educantaibok
Comentarios