« Atrás

Regla Proporcional

¿Qué es la Regla Proporcional?
Anterior

 


Regla Proporcional es el nombre de un concepto asegurador que a menudo es motivo de conflicto entre clientes y Entidades Aseguradoras cuando a la hora de liquidar un siniestro, el asegurado tiene la sensación que recibe una cantidad inferior a la que cree debería ser

Miraremos de explicar en qué consiste para contribuir a dejar claro el concepto y también argumentar que es del todo correcto y justo.

La Regla Proporcional parte del principio que el assegurado debe ser indemnizado en la misma proporción que haya asegurado el bien. Expliquémoslo de manera práctica

Partimos del ejemplo que una persona quiere asegurar el Contenido de su vivienda, y que este Contenido tiene  un valor de 30.000 € (de cómo se calcula este valor hablaremos en una futura ocasión)

No hay ninguna norma ni ley que obligue a esta persona a contratar el seguro por 30.000 €. Puede decidir por el motivo que sea, o por error, contratarlo con un valor inferior, por ejemplo 15.000 €. Por lo tanto en este caso está asegurando el total del contenido de su vivienda por el 50% de su valor.

Pongamos el caso que en esta vivienda se produce un incendio y que los bienes quemados alcanzan 5.000 €

La Entidad Aseguradora indemnizará en la misma proporción que se ha asegurado el bien. Dado que se ha asegurado por el 50% de su valor, indemnizará el 50%, en este ejemplo, 2.500 €

A menudo se comete el error, del todo comprensible, de pensar que si la cantidad quemada es inferior al valor asegurado se debería pagar la totalidad. O sea como 5.000 € es inferior a 15.000 € se debería pagar los 5.000 € completos.

No es así, y no es así porque cuando se contrata en este caso 15.000 €, no se contrata una cantidad abstracta, no estamos asegurando una cifra de dinero, lo que estamos asegurando es el Contenido de nuestro piso o casa, que tiene un valor concreto, calculable, objetivo.

Quizá una manera mejor de explicarlo es si ponemos un ejemplo algo absurdo pero que nos ayudará a verlo mucho más claro.

Pongamos el caso que solo aseguramos un sol objeto, el sofá por ejemplo. Este sofá en la tienda cuesta 1.000 €, pero lo aseguramos por 500 €

Está claro que si nos lo roban o se quema entero etc… la aseguradora pagará 500 €, la totalidad del seguro, no la totalidad del sofá

Por lo tanto, aunque sea absurdo, si se quemara la mitad del sofá, la aseguradora seguiría el mismo criterio, pagaría la mitad del seguro, 250 €

Naturalmente lo más aconsejable es asegurar nuestros bienes por el 100% de su valor y así siempre seremos indemnizados por el 100% de los desperfectos. Contar con el asesoramiento de un mediador de seguros profesional nos puede significar una gran ayuda.

Asegurar un bien per debajo de su valor, se conoce como infraasegurar y ya vemos qué consecuencia conlleva. En otra ocasión trataremos las consecuencias del efecto contrario, lo que se conoce como sobreasegurar, asegurar un bien por un valor superior al que tiene

Comentarios
Anterior